28 febrero 2013

REFLEXIÓN


Os propongo un ejercicio de reflexión. En un discurso a los graduados en una Universidad hace varios años, Bryan Dyson habló sobre la relación entre el trabajo y otros compromisos.
Aquí lo dejo, esta vez no sólo quiero compartirlo, quiero tenerlo a mano para de vez en cuando, en esos días tontos que tengo en los que todo es gris, repasar mi orden de prioridades y darme cuenta de que lo que aún me queda, lo que nadie me va a quitar... es mucho.

"Imaginen la vida como un juego en el que ustedes hacen malabarismos con cinco bolas que arrojan al aire. Cada una de ellas son:
  • el trabajo, 
  • la familia, 
  • la salud, 
  • los amigos, y;
  • el espíritu. 
Pronto se darán cuenta de que el trabajo es una bola de goma. Si se cae, rebota. 
Pero las otras cuatro bolas: familia, salud, amigos y espíritu, son de vidrio. Si se deja caer una de esas va a quedar irrevocablemente dañada, rayada, rajada o rota. Nunca volverán a ser las mismas. Compréndanlo y busquen el equilibrio en la vida.
¿Cómo?
  1. No disminuyan su propio valor comparándose con otros. Es porque somos todos diferentes que cada uno de nosotros es especial. 
  2. No fijen sus objetivos en razón de lo que otros consideran importante. Sólo ustedes están en condiciones de elegir lo que es mejor para ustedes. 
  3. No den por supuestas las cosas más queridas por su corazón. Apéguense a ellas como a la vida misma; porque sin ellas la vida carece de sentido. 
  4. No dejen que la vida se les escurra entre los dedos por vivir en el pasado o para el futuro. Si viven un día a la vez, vivirán TODOS los días de su vida. 
  5. No abandonen cuando todavía son capaces de un esfuerzo más. Nada termina hasta el momento en que uno deja de intentar. 
  6. No teman admitir que no son perfectos. Ése es el frágil hilo que nos mantiene unidos. 
  7. No teman enfrentar riesgos. Es corriendo riesgos que aprendemos a ser valientes. 
  8. No excluyan de sus vidas al amor diciendo que no se lo puede encontrar. La mejor forma de recibir amor es darlo; la forma más rápida de quedarse sin amor es aferrarlo demasiado; y la mejor forma de mantener el amor el darle alas. 
  9. No corran tanto por la vida que lleguen a olvidar no sólo dónde han estado sino también a dónde van. 
  10. No olviden que la mayor necesidad emocional de una persona es la de sentirse apreciado. 
  11. No teman aprender. El conocimiento es liviano, es un tesoro que se lleva fácilmente. 
  12. No usen imprudentemente el tiempo o las palabras. No se pueden recuperar. 
  13. La vida no es una carrera, sino un viaje que debe ser disfrutado a cada paso.
  14. El Ayer es historia, el Mañana es misterio y el Hoy es un regalo: por eso se lo llama... el Presente.

En su despedida, al dejar uno de los cargos más importantes del mundo, recordó estas palabras, reformando, resumiendo y deleitándonos desde mi modesto punto de vista, con uno de los mejores discursos de despedida que he leído hasta la fecha. Corto y directo al corazón.

“Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire. Éstas son:
  • tu trabajo,
  • tu familia,
  • tu salud,
  • tus amigos, y;
  • tu vida espiritual,
... y tú las mantienes todas en el aire. Pronto te darás cuenta que el trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará.
Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada e incluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo.
Debes entender esto: 

  • Apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso.
  • Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo.
  • Dale el tiempo requerido a tu familia y a tus amigos.
  • Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente.
  • Y sobre todo…..crece en vida interior, en lo espiritual que es lo más trascendental, porque es eterno.
Shakespeare decía: "Siempre me siento feliz, ¿sabes por qué?. Porque no espero nada de nadie; esperar siempre duele."

Los problemas no son eternos, siempre tienen solución. Lo único que no se resuelve es la muerte.


La vida es corta, ¡por eso ámala!. Vive intensamente y recuerda:
  • Antes de hablar… ¡Escucha!
  • Antes de escribir… ¡Piensa!
  • Antes de criticar… ¡Examínate!
  • Antes de herir… siente
  • Antes de orar… perdona
  • Antes de gastar… gana
  • Antes de rendirte… intenta
  • ANTES DE MORIR…..VIVE…!!
MUCHAS GRACIAS UN ABRAZO PARA TODOS” 
Bryan Dyson - Ex-presidente de Coca-Cola

Pd.- Espero que sus palabras os hayan serenado el alma tanto como a mí... y a tí especialmente, aunque sé que sí porque si no, no me lo hubieras leído y enviado para que lo publicase... . Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada