03 mayo 2016

LLAMPARAS

"Conocidas en Asturias como llámparas o llámpares, las lapas son una especial variedad de moluscos marinos, del grupo de los gasterópodos, de una sola concha cónica en forma de sombrero chino que recubre su cuerpo totalmente y presenta simetría bilateral.
Es sin duda su concha una de las más habituales de la costa asturiana, aunque no todos los que visitan la región saben que se trata de un molusco comestible que vive adherido a las rocas del litoral. Su cuerpo está dotado de un pie musculoso de color anaranjado que es con el que se desplaza y se agarra. Como curiosidad, su lentísima velocidad comparada con la de las tortugas convierte a éstas en un velocísimo animal. Aunque nos parezca que está quieto, se arrastra lentamente para conseguir comida, tratándose en este sentido de un animal herbívoro que se alimenta exclusivamente de algas. Cuando se desprenden de su lugar, su área de acción se distingue fácilmente por la huella que dejan, presentando la zona periférica algas en mayor desarrollo.
En cuestiones gastronómicas, hay para todos los gustos; cada cocinero tiene su fórmula magistral y son diversas las versiones de elaboración, especialmente en lo que se refiere a cocinarlas con sidra o con vino blanco." -Diario El Comercio-







RECETA 

Ingredientes:
- 1/2 kg llámparas
- 1 cebolleta
- 1 diente ajo
- Perejil
- Vino blanco
- Salsa tomate
- 1 cayena
- 1 c/c pimentón 
- Sal
- Agua

Elaboración:
Dejamos las llámparas en agua con sal unas horas para luego lavarlas bien y que suelten la arenilla. Reservamos. 
En una sartén con aceite pochamos la cebolla cortada muy fina y la cayena. 
En un mortero machacamos ajo, perejil y deslíamos con vino blanco. Añadimos el majado a la sartén, seguimos pochando y echamos el resto de vino blanco dejando que se evapore un poco.
Incorporamos el tomate (1/2 bote) y dejamos que se vaya haciendo la salsa. Añadimos perejil si es necesario y un poco de agua si vemos que está muy espeso. Rectificamos de sal si es necesario.
Cuando la salsa ya esté hecha, añadimos las llámparas hasta que se despeguen de la concha, pero un par de minutos no más o quedarán muy duras. 




"CAPRICHO DE DIOSES... esta tapa me parece una delicia, nunca me había atrevido a hacerla y como véis, es muy sencilla. La salsa es una verdadera delicia que hace imprescindible una barra de pan al lado... .Que aproveche."





25 abril 2016

RED VELVET

"La historia del origen del Red Velvet Cake o Tarta de Terciopelo Rojo, se ha convertido en un pequeño misterio, aunque existen algunos libros de cocina de principios del siglo XX donde se nombra ya este bizcocho. Diferentes historias lo sitúan en el Sur de Estados Unidos, en el Norte o incluso en Canadá.
En aquella época se solían poner nombres atractivos a los postres para excitar los paladares. “Velvet" o terciopelo, se les llamaba a los pasteles de miga muy fina y "Red" a los pasteles en los que se usaba "red sugar" (azúcar moreno), en lugar del azúcar blanco. 
Una teoría apunta que después de la Primera Guerra Mundial,  las consecuencias económicas obligaron a los reposteros sureños a introducir remolacha entre los ingredientes de los pasteles para mejorar su aspecto, siendo éste el origen de la Red Velvet Cake.  
Otra hipótesis sobre su origen la sitúa en la Cadena Eaton de Canadá donde sus empleados tenían prohibido revelar la receta, secreto familiar.
A mí que me gustan las leyendas urbanas, me ha fascinado la que sitúa la fama de esta tarta en el Hotel Waldorf Astoria de Nueva York. En los 50, una mujer quedó fascinada con el sabor de este pastel y solicitó la receta en el hotel. El chef se la cedió, pero cuando la mujer estaba lista para dejar el hotel, había un elevado cobro en su factura en concepto de la fórmula del famoso pastel. Como venganza decidió enviar una carta en cadena a todas sus amistades con el ánimo de popularizar la receta.
En 1989 este pastel de terciopelo rojo recobró su popularidad al aparecer en la película Magnolias de Acero, donde una joven Julia Roberts aparece con un postre nupcial muy especial, el Red Velvet Cake.
Sea cual su origen, bienvenida sea, es una maravilla a la vista y al paladar que repetiré sin duda.




"Tenía muchísimas ganas de hacer este postre. Me decidí por los mini-cupcakes para estrenar el molde que había comprado y por probarla por primera vez en bocados pequeños. Mi pequeñina malita en casa no tuvo mejor forma de olvidarse por un rato de su barriguina y así mano a mano, terminamos la masa del bizcocho, horno y decoración casi toda hecha por ella, si dejo rienda suelta a su imaginación... no me llega el frosting!."





RECETA

Ingredientes bizcocho:
- 60 gr. mantequilla
- 1 huevo
- 145 gr. azúcar
- 125 ml. buttermilk 
- 145 gr. harina
- 1 c/c cacao
- 1/2 c/s bicarbonato
- 1 c/c vinagre
- 1 c/c esencia de vainilla
- Colorante rojo (Americolor Extra Red) 

Ingredientes de la crema de mascarpone:
- 250 gr. de mascarpone
- 3-4 c/s azúcar glass
- 200 ml. nata líquida
- Azúcar
- Amaretto

Elaboración:

Lo primero es preparar el buttermilk, para ello a 125 ml. de leche le añadimos una c/c de vinagre.
Batimos la mantequilla con el azúcar, cuando esté bien integrada añadimos el huevo y batimos hasta conseguir una masa blanquecina.
Añadimos un poco de buttermilk y seguimos batiendo, agregamos la esencia de vainilla y el cacao y la harina tamizada. Seguimos batiendo e incorporamos el resto del buttermilk.
En un bol aparte añadimos el vinagre y el bicarbonato y cuando burbujee lo añadimos a la masa, integramos y añadimos el colorante.
A los moldes y al hono a 160º hasta que estén hechos.

La crema de mascarpone nada más sencillo: montamos la nata con el azúcar por un lado y el mascarpone con el azúcar glass por otro. Mezclamos con movimientos envolventes y añadimos un poco de amaretto. Manga pastelera y a decorar!.



"CAPRICHO DE DIOSES... un sabor suave, fino y elegante muy acorde al nombre escogido, todo un lujo a la vista y al paladar. Un placer hacerlo con mi princesita y compartirlo con los chicos de la casa." 




22 abril 2016

ROLLITOS DE CECINA, FOIE Y MEMBRILLO

"A veces no importa la cantidad de tiempo que pasas con una persona, ni si lo ves, hablas o quedas todos los días, de repente conoces a alguien y sin darte cuenta se cuela en tu vida para quedarse.
Eso nos pasó con Rubén y Lucía, a los que les dedico esta entrada porque para nosotros ya forman parte de nuestra vida. 
A Rubén lo conocí en el trabajo y no sé cómo ni qué día conectamos, pero recuerdo muy buenas sensaciones desde el primer día y eso que no trabajamos en la misma ciudad. 
Esa misma sensación, la de conocerse de toda la vida que hace que no recuerdes el momento exacto me pasó también con Lucía, su mitad; y desde entonces, comiditas, alguna salida nocturna y muchas risas es la tónica general de nuestra relación, que primero fue de 2, luego 4 y ahora 8!.
Con motivo de una de nuestras comidas, Lucía nos preparó este entrante delicioso y os lo presento tal y como ella me indicó."




RECETA

Ingredientes:
- Cecina mejor cortada muy fina
- Foie
- Dulce de membrillo

Elaboración:
Estiramos papel film y cortamos un rectángulo abundante.
Colocamos lonchas de cecina superpuestas ocupando el ancho del papel, en el medio foie y membrillo y enrollamos con cuidado. 
Apretamos bien el film y a la nevera. 
A la hora de servir lo cortamos en rollitos y presentamos.



CAPRICHO DE DIOSES... nada mejor que compartir con vosotros estos momentos, que siempre siempre son deliciosos... . Ojalá esta amistad nos dure para siempre. Se os quiere mucho. Bs."