21 marzo 2016

CORVINA A LA SAL

"Bajo el nombre común Corvina se conoce a diferentes especies de peces marinos de la familia Sciaenidae, dentro del orden Perciformes.
Es un pescado blanco de agua salada, también llamado Andeja o Reig. Habita en profundidades que van de los 15 a los 300 m. de profundidad. Se halla en aguas costeras y estuarios salobres, en fondos lodosos y arenosos.
Las especies más conocidas son la corvina o perca regia y la corvina negra, muy típica del mar Mediterráneo.
Se trata de un pez de dieta fundamentalmente carnívora, que se alimenta de crustáceos, moluscos, gusanos y peces. Viaja acompañada de sus crías, éstas se esconden en su boca si encuentran peligro.
Piedras preciosas: Cotizados desde la antigüedad como componente de collares y amuletos de la suerte, los otolitos son una especie de piedras de apariencia marmórea, compuestas por cristales de carbonato cálcico, que los peces tienen alojadas en la cavidad auditiva y que les sirven para mantener el equilibrio. Se les considera una especie de “caja negra” del pez, pues su estudio permite conocer datos interesantes de los peces, como la determinación de la especie, longitud, edad, hábitat y biología. Sirve a su vez como indicador de la calidad de las aguas en que viven.
 
"Como curiosidad dejo aquí un resumen del artículo de la investigadora Andrea Tombari:
Según cuenta la leyenda, el mago Merlín le había regalado al Rey Arturo una piedra especial y mágica. Y le dijo que si actuaba mal, la piedra cambiaría de color. Esto jamás sucedió, no porque el Rey hubiera actuado siempre bien, sino simplemente porque esa piedra estaba constituida por carbonato de calcio, y era lo que hoy conocemos como otolito, una estructura ubicada en la cavidad auditiva de los peces y que les permite mantener el equilibrio.
Actualmente, «la piedra mágica» forma parte de las joyas de la antigua corona inglesa. Evidentemente, los otolitos ya se conocían desde épocas remotas, aunque en realidad no se sabía bien qué eran y mucho menos su utilidad."






RECETA

Ingredientes:
- Corvina 
- Sal especial para cocinar

Elaboración:
No puede ser más sencillo. Pediremos al pescadero que nos la prepare para hacer a la sal.
Precalentamos el horno a 250º.
Una vez en casa, echamos sal en la fuente donde la vayamos a cocinar, encima ponemos el pescado y tapamos con abundante sal sin que quede ningún trozo de pescado sin tapar.

Al horno a 220º hasta que la sal haya formado una costra, en mi caso, para una corvina de más o menos 1,5 kg., unos 45 minutos.

Aquí dejo dos fotos del antes y el después, al entrar al horno y la costra que se produce cuando ya está hecha.



BIEN CUBIERTO DE SAL 
YA COCINADO















"CAPRICHO DE DIOSES... Tenía muchas ganas de preparar esta receta desde que Quique y Tania nos invitaron a una deliciosa dorada a la sal. Fácil, saludable y muy muy rica... gracias por enseñármela!. "




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada