21 febrero 2012

¿QUÉ TIPO DE AMIGAS TIENES?

Hace tiempo leí un artículo en AR sobre la amistad que me hizo reflexionar. En él, se dividen las amigas en cuatro categorías. Durante su lectura me dí cuenta que las he tenido a todas y aunque de una manera más o menos brusca y pasándolo mal en ocasiones, hasta ahora la vida me ha sabido acercar o apartar de ellas con bastante acierto.
En esta época que nos ha tocado vivir donde el bien más escaso que tenemos es el tiempo, ya no me apetece perderlo con tonterías. Lo verdaderamente importante para mí es aquello que aporta algo a mi vida, aquello que me haga echar la vista atrás con nostalgia y con ganas de repetir, y no con la sensación de que estaba mejor en otro sitio. 
Me gusta cumplir, quedar bien, pero cada vez le doy más importancia a lo que me sale del corazón y menos a lo que se "debe" hacer. Al final, he comprobado que si me dejo llevar por él soy más feliz y... de eso se trata no?.
No hay nada que reconforte más que una reunión de amigos en un momento bajo ni divierte más que estar con ellos cuando hay algo que celebrar. Y fuera hipocresía, sobre todo para lo malo, para darnos un tirón de orejas cuando estamos equivocados, para acompañarnos en silencio cuando queremos estar solos, y para mí imprescindible, en los pequeños detalles.  Para todo esto y más están los amigos y, aunque este artículo sea de amigas femeninas, tengo la suerte de contar también con "amigos" hombres que me han demostrado y demuestran su amistad.
Tengo grabada en mi memoria una frase de mi madre cuando todavía vivía con ellos: "Serás afortunada si dentro de unos años, cuentas con los dedos de una mano las amigas que tienes", qué razón tenía... qué chascos me he llevado y por supuesto qué alegrías!. Según esta sentencia materna hoy puedo decir orgullosa que soy afortunada, pues he tenido la suerte de conservar muy buenas amigas de la infancia y la vida me ha presentado otras que sé que son para siempre.

Este artículo disecciona cuatro tipo de amigas:

PARA SIEMPRE
La una completa a la otra. Es esa amiga que podrías no ver en años y, sin embargo, cuando os volvéis a encontrar, parece que  no haya pasado el tiempo. Sabes que no te fallará nunca.

VAMPIRA
Reclama tanta dedicación y tiempo por tu parte que a veces, acaba por cansarte. No quieres decirle "no"  porque estás dispuesta a ofrecerle tu ayuda cuando de verdad se sienta mal, pero necesitas que ese "sentirse mal" no sea algo diario.
Este tipo de amigas hay que reconocerlas rápidamente o te "chuparán" toda la energía.

MADRE
Experta en reprimendas y lecciones morales, pero balsámica cuando el mundo se te cae encima y no parece haber nadie que quiera ayudarte a recoger escombros. Un punto de referencia incondicional que da seguridad, pero como todo en la vida, hay que encontrar la dosis justa.

MALA
Siempre quiere ser el centro de atención del grupo y hace cualquier cosa por llevar la voz cantante, si es preciso quitar del medio a una amiga, no tiene escrúpulos. Ojo con este prototipo.
Pero aquí como en todo, hay matices. Y así podríamos hablar de amigas que se comportan de "forma inadecuada", en las personas siempre hay cosas aprovechables.

Y aquí dos preguntas para aquellas que las quieran responder, si es aquí mejor pero con que lo reflexionemos me daré por satisfecha:

1.- ¿Ya sabes qué tipo de amigas tienes?

2.- ¿Qué tipo de amiga eres?

Si alguno de mis amigos lee esto está autorizado para decir qué tipo de amiga soy... .

Un besín a todos y los que hayáis llegado hasta aquí... gracias.



7 comentarios:

  1. Una buena reflexión desde luego, tu madre te dió u sabio consejo.....no es amigo quien quiere sino quien puede ya que es una tarea muy difícil y delicada.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Conocidos hay muchos, amigos pocos. Es mejor tener pocos y de los buenos!!! Besiños.

    ResponderEliminar
  3. Un tema espinoso jaja yo creo que en cuanto los necesites de verdad sabrás cuantos tienes realmente :) Besos

    ResponderEliminar
  4. A punto de emigrar a un lugar foráneo, alejado de mucho ruido, y no deseando, bien sabes tú el porqué, en mucho tiempo, me gustaría decirte que eres mi amiga, pero amiga en la distancia, esa amiga a la que no puedo pedir absolutamente nada porque, afortunada, ya tiene demasiadas amigas y demasiados amigos para ocupar su tiempo. Eres mi amiga desde hace muchos años y yo fui tu amigo desde el primer día; un amigo que te consintió pocas cosas y las que consintió lo hizo sin estar convencido del todo: había alguien que copaba todo mi atención en tu detrimento. Ese alguien se fue de mi lado dando un portazo y traté de aprovecharme de tu amistad para llorar en tu hombro. Y fue una compañía dulce, sincera, leal... Pero yo no quise tu amistad tan cercana porque me hacía daño, y porque además no estaba muy seguro de que la necesitaras. Hoy sigo pensando lo mismo, quizás con algo menos turbado. Por eso, porque sé que puedes prescindir de mi amistad cuando quieras, te digo, querida Isabel, que gracias, muchas gracias por aguantarme tantas veces como te necesité, y gracias también por no decirme jamás aquello que me gustaba oír. Eso es ser muy buena amiga. Permíteme finalmente decirte que mientras mi amistad no te sea vital para subsistir, déjame que la guarde como oro en paño en mi corazón para el día que de verdad la necesites. Sé muy bien que ese día, desgraciadamente, llega, y entonces verás cuántos amigos de verdad te quedan en la cartera. En mí tienes un claro ejemplo. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta tu post de hoy y la verdad, que llevo unos días un poco "baja" por decirlo de alguna manera y he reflexionado un montón con este post.
    Yo he tenido amigas de los 4 tipos y por suerte, de las vampiras y las malas ya me he despegado jeje.
    De mi dicen que soy muy buena amiga y que cuando se me necesita o no siempre estoy asi que creo que estoy entre el tipo madre y el para siempre que de este ultimo tengo un par de ellas que no las veo mucho pero siempre están ahí.

    Un besín.

    ResponderEliminar
  6. una magnifica entrada y que razón tienes, besos

    ResponderEliminar